Us Traveler > Especial > Skydiving en Florida

Skydiving en Florida

Comparte este artículo

Dicha actividad es una de las favoritas entre quienes viven o visitan Florida, gracias al clima y la estructura geográfica del estado

Adrenalina al por mayor. Eso es lo que ofrece la práctica del Sky Diving, que es el uso de un paracaídas, ya sea con fines recreativos o competitivos, para ralentizar el descenso de un individuo al suelo después de saltar desde un avión u otro lugar alto.

Dicha actividad tiene sus orígenes en los descensos realizados desde un globo aerostático por el aeronauta francés André-Jacques Garnerin en 1797, pero el paracaidismo moderno suele realizarse desde un avión de hélice.

Sin embargo, en eventos como la Convención Mundial de Caída Libre anual en Quincy, Illinois, los paracaidistas tienen la oportunidad de saltar desde embarcaciones tan diversas como globos aerostáticos, helicópteros y un Boeing 727.

El estado de Florida, debido a su clima y relieve, es la demarcación líder en cuestión de la práctica de Sky Diving. Cuenta con un sinfín de lugares que ofrecen dicha experiencia, la cual toma mayor relevancia entre las personas jóvenes.

Una de las compañías más famosas del sector es Jumpflorida Skydiving, que tiene locaciones en Plant City y Lake Wales y ofrece saltos que van desde los tres mil 300 metros por 139 dólares hasta los casi cinco mil 500 metros por 249 dólares.

Otra de las empresas reconocidas que prestan el servicio es Skydive Sebastian. En esta, puede disfrutar de una magnífica combinación de actividades debido a que cuenta con un paquete -que tiene un costo de 292 dólares- que incluye aventarse del paracaídas, remar un kayak y recargar energías en el restaurante que la empresa tiene.

Asimismo, esta opción le permite visualizar a cabalidad la costa de Florida, una de las zonas más penetrantes e imponentes de Estados Unidos, gracias a que ahí es donde los individuos interesados en esta actividad se avientan. 

En esa nación, las altitudes de salto típicas van de los dos mil 300 metros a los cuatro mil 600 metros sobre el nivel del suelo, lo que produce un tiempo de caída libre de entre 40 y 85 segundos. La duración de la caída libre -el tiempo entre la salida de la aeronave y el despliegue del paracaídas- depende de factores como la altitud de salida, la altitud de apertura y la velocidad de caída.

La tasa de caída está determinada por el mono que usa el paracaidista y la forma en que el traje se adapta al cuerpo durante la caída libre -un traje más holgado ofrece más resistencia al aire y ralentiza la caída-.

Las velocidades de caída libre para los paracaidistas que caen boca abajo -la posición arqueada estándar- varían de 180 a 210 kilómetros por hora. La altitud a la que un paracaidista abre el toldo varía, pero lo habitual son 750 metros.

Con la mayoría de quienes solicitan el servicio, el paracaidista inicia el despliegue lanzando una rampa piloto a la corriente de aire -otros paracaídas tienen rampas piloto que se sueltan automáticamente tirando de una cuerda-. La rampa del piloto es una pequeña rampa abierta por la resistencia del aire que actúa para sacar el paracaídas principal de la bolsa en la que están encerrados estos.

Para maximizar la seguridad, los paracaidistas deportivos usan dos paracaídas, uno principal y otro de reserva. Esto está prescrito por la ley en las Regulaciones Federales de Aviación de Estados Unidos y también en las regulaciones de aviación de muchos otros países. Además, estos individuos usan una variedad de dispositivos sensores de altitud para saber cuándo desplegar sus paracaídas.

Related posts

Comment